Mamá también llora

Mamá también llora

Hace unos días Afanip publicó en su faceboook un precioso artículo escrito por una madre, de nombre Lucia, de profesión pediatra (doctora de un niño de nuestra asociación), y que sin conocerla en persona y por los artículos que escribe en su blog, no me cabe la menor duda de que es una madre maravillosa, mejor profesional, y con una sensibilidad extraordinaria por su forma de hablar de los niños. Y porque está muy relacionado con lo escrito por Lucia, me gustaría compartir con vosotros esta historia.

Mamá También Llora

Ayer llevé a mis dos hijos y a unos amiguitos al cine. Cuando llegamos a casa, mi hijo mayor le dijo enfadado a su hermano que no le había gustado nada que él y sus amigos le llamasen “brazo de plástico”. ( Algo debió ocurrir mientras estuvieron jugando a la salida del cine ).

Su hermano le dijo: es que tú nos has chinchado, es que tú…, es que….”, a lo que mi hijo mayor le respondió: “ ¿tú todavía no te has dado cuenta de que a mí me hubiese gustado nacer con dos brazos?”.

Tal y como recordé de las charlas del coach, le dejé que se desahogase, que expresase en ese momento lo que estaba sintiendo y que sacase su rabia hacia su hermano.

¿Hubiese sido justo que hubiese cortado esa situación, que le hubiese dicho que hay casos peores, que no se quejase porque es un niño al que no le falta de nada, que ha nacido en una familia maravillosa y bla, bla ….?.

Pues no. Creo que no hubiese sido justo para él, porque era su momento, necesitaba sacarlo, gritar a los cuatro vientos que le hubiese gustado nacer “perfecto”, así que le abracé con todas mis fuerzas durante unos interminables segundos.

Al cabo de un rato y como si ya todo estuviese olvidado, les reunimos a los dos en el salón y le pedimos al pequeño que nos contase porqué él y sus amigos habían llamado “brazo de plástico” a su hermano. Obviamente no obtuvimos respuesta, pero si les dejamos claro a ambos que el respeto entre las personas tienen que existir por encima de todo y más siendo hermanos.

Esta situación también nos dio pie para preguntar a nuestro hijo como se había sentido cuando le habían llamado así, respondiendo que no le había gustado porque a mí me hubiese gustado tener dos manos” . Inmediatamente le respondí con lágrimas en los ojos: “ y a mi también hijo. A mí también me hubiese gustado que hubieses nacido con las dos manos pero no pudo ser, y lloré muchísimo cuando naciste, pero ahora estamos aquí, con esta situación, y te quiero con locura, y no te cambiaría por nada del mundo “. “ Y que sepas que tu hermano no va a ser más feliz que tú por tener dos brazos, porque la felicidad no está ni en las manos ni en los pies, está en tu cabeza y en el corazón”. “ Y vas a llegar a donde te propongas. Unas veces necesitarás tú ayuda, pero otras serás tú quien la ofrezcas”. “ Te quiero, te quiero, te quiero “. Y nos fundimos los tres en un maravilloso abrazo.

Nuestros hijos necesitan expresar sus emociones y sentirse comprendidos. Nosotros como padres tenemos la obligación moral de normalizar su situación, pero sin perder de vista que son a ellos los que les falta una extremidad, son ellos los que llevan una prótesis muy visible a la vista de todos, son ellos a los que les cuesta siempre un poquito más que al resto hacer algunas cosas y son ellos los que se están criando en una sociedad muy competitiva..

Por eso estoy totalmente de acuerdo con lo escrito por Lucia y con lo que enseña nuestro coach Jose Morgado. Tenemos que prepararles para que lleven su duelo de la mejor manera posible, prepararles para la vida que a cada uno nos ha tocado vivir. Prepararles en su inteligencia emocional porque ellos más que nadie la van a necesitar. Premiarles por cada obstáculo que salten, comprenderles y apoyarles cuando lo necesiten, de ahí mis lágrimas como madre y que no me dio la gana ocultar.

Llevaba tiempo necesitando demostrarle a mi hijo que le entiendo perfectamente, que si él tiene inseguridades o se siente distinto en muchos momentos, también yo. Que si en ocasiones se siente débil, también el resto nos sentimos así , porque en definitva, ninguno de nosotros somos tan diferentes a ellos.

Y decirle que le quiero, que le quiero con toda mi alma.

Anónimo

11 Comentarios

  • by ana Posted 2 enero, 2015 8:50 pm

    q bonito comentario tan real como la vida misma. Como madre m ayuda muchísimo por las situaciones que me quedan por vivir. Gracias

  • by Esther Posted 2 enero, 2015 8:58 pm

    ¡¡¡¡ Bravo por esa niño que supo y quiso expresar sus emociones !!!!.

  • by Aurora Posted 2 enero, 2015 9:10 pm

    Gracias por dejar tu testimonio. Estoy totalmente deacuerdo en que hay que normalizar la situacion, pero tambien estar con ellos en momentos en los que ellos necesiten expresar sus sentimientos, inseguridades, etc. Como madre de una niña pequeña, creo que estos testimonios me ayudan a saber como actuar en situaciones similares.

  • by lidia Posted 2 enero, 2015 11:23 pm

    gracias por este testimonio, nos ayuda mucho. yo no se q nombre ponerle a la protesis cuando otros niños me preguntan q le pasa a mi hija en su bracito, suelo contestar q nacio sin manita y q tiene una de mentira, pero no no me gusta esa palabra, igual q al niño de esta historia no le gusta q llamen a su protesis brazo de plastico, me supongo q a mi hija no le gustara brazo de mentira. espero encontrar la palabra adecuada

    • by Danya Posted 3 enero, 2015 8:38 am

      Hola. En mi caso fue Dani quien le puso nombre. Es la mano” Chic”. Y nos encantó.

  • by Antonio Posted 2 enero, 2015 11:56 pm

    Historia muy conmovedora, con esta experiencia aprendo que no solamente es importante saber educar a nuestros hijos y a enseñarles a ser felices por muy dura q sea esta sociedad, tarea muy difícil, también es importante la respuesta de los padres a distintas actitudes de nuestros hijos y el poder de la palabra expresando abiertamente a nuestros hijos lo q sentimos. No llevo mucho tiempo en la asociación, pero estoy convencido de que gracias a ella, nos ayudará a educar para q sean felices nuestros hijos y afrontar distintas vivencias y situaciones.
    Gracias por hacer público este tipo de experiencias.

  • by Cristina Posted 3 enero, 2015 4:29 pm

    Estoy de acuerdo con Aurora. Para mi es muy importante saber cómo otras personas con hijos mas mayores, afrontan estas situaciones. Porque ya mismo estaré yo en ese lugar y la experiencia de otros allana un poco el camino…

  • by Gloria Posted 3 enero, 2015 10:33 pm

    Que bonito.
    Gracias y que miendo tengo yo del dia que mi hijo me pregunte por el brazo( asi es como lo llama el, dice que tiene una mano y un brazo),espero estar a la altura de su pregunta .
    De ese y porque mama,…..?
    Creo que es lo que mas temo de todo eso.

  • by Henar Posted 4 enero, 2015 11:00 am

    Que bonita historia. Felicito a esa madre.
    Que sensibilidad, que valentía en sus palabras al reconocer su dolor y mostrarse tan humana frente a su hijo. Es reconocer una realidad que lejos de apocarle, se convierte para ella en una catapulta hacia la esperanza y la seguridad de que todo es posible.
    Una madre que se pone al lado de su hijo y luego le levanta, e impulsa con fuerza hacia delante. A esto llamo yo convertir una pérdida en ganancia.
    ENHORABUENA por estar creciendo tanto como seres humanos por vuestros hijos. Gracias por compartir vuestras experiencias de vida con tantas personas. Es un acto de generosidad al que a buen seguro el Universo sonreirá.
    Si bien es verdad que a vuestros hijos les falta un brazo, no lo es menos que les sobrará educación, formación y afecto en valores tan sólidos que a buen seguro podrán manejar sus vidas con mejor soltura que muchos otros.
    Besos.

  • by Marilo Posted 5 enero, 2015 8:25 am

    Olé por esta madre! y olé por este niño! Felicidades a los dos por expresar las emociones abiertamente.
    Gracias por compartirlo con todos, es de gran ayuda ver como podemos afrontar ciertos momentos.

  • by Jose Morgado Posted 9 enero, 2015 11:30 am

    Importante tema el de la expresión de sentimientos. Es el segundo paso en la elaboración del duelo (el primero suele ser la negación: esto no esta pasando, es un designio, etc…).
    Todos necesitamos trabajar el duelo ante la pérdida… nuestros hijos e hijas también. No es tema fácil, pero es esencial si queremos que DE VERDAD, asuman una situación REAL y aprendan a vivir con ella de una forma positiva y adecuada.
    La ACEPTACIÖN, es uno de los temas que, a mi modo de ver personal y profesional, es esencial para poder “funcionar” en la vida de forma adecuada, dejando pesos innecesarios, que no nos van a permitir avanzar en nuestro desarrollo personal, familiar y a veces…hasta profesional.

Añadir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies