Todos somos Gabriel

Todos somos Gabriel

Estos días están siendo especialmente duros para todas las personas, pero mientras no puedo parar de llorar al ver por la tele el féretro blanco de Gabriel. Hace un momento mi hijo se ha acercado a mí y me ha entregado un precioso dibujo con un pececito de colores, que cuanto más lo miro, más emociones me transmite.

Un hermoso pez, con casi todos los colores del arcoíris. Con dos estrellas en sus aletas traseras y con una cola con forma de estela como la que pintan los cohetes cuando se les lanza al cielo. Esas dos estrellas son la madre y el padre de nuestro Gabriel, porque gracias a su educación, entereza y serenidad, han contribuido a que su hijo también sea el nuestro. 

Según iban pasando los días y el desenlace se veía cada vez más feo pensaba, “Dios mio, cuánto dolor tienen que estar teniendo esos padres”  e inmediatamente me venía a la cabeza una frase que una compañera de trabajo me dijo cuando me vio desgarrada al enterarse de que mi hijo había nacido faltándole un brazo:   “Ojalá mis dos hijos a los que perdí cuando estaba embarazada de siete meses estarían hoy aquí faltándoles alguna exrtremidad”. Este comentario lo llevo grabado a fuego y cada vez que por desgracia sucede algún suceso de este tipo, no se me quita de la cabeza. ¿Cuánto darían estos padres por tener entre sus brazos a Gabriel? Seguro que nuestras lágrimas de entonces les parecerían burbujas de colores movidas por los pececitos al nadar.

Hoy más que nunca quiero deciros Patricia y Angel, que de todo se sale, que como muy bien decís vais a tener que aprender a caminar de nuevo pero sed conscientes de que Gabriel os ha construido una gran autopista.  Aunque en estos momentos resulte duro decirlo y más escucharlo, tengo el convencimiento de que todos hemos nacido por y para algo y Gabriel no iba a ser menos.   

Gabriel nos ha mostrado lo mucho que el amor de un niño puede unir a unos padres, la solidaridad de la sociedad que ante cualquier adversidad no duda en echarse a la calle, el respeto y discrección que todos sabemos tener cuando hay que tenerlo y sobre todo, nos ha enseñado que la vida está llena de pececitos de colores nadando con un mismo rumbo que es conseguir un mundo mejor. 

Gabriel, allí donde te encuentres, no dejes de sonreír. Nunca te olvidaremos.        

 

     

 

Esther Bellido, en nombre de la Dirección de AFANIP.

 

2 Comentarios

  • by hamukayo Posted 16 marzo, 2018 6:17 pm

    Gracias por comentar.

  • by Newsguy Posted 19 marzo, 2018 6:58 pm

    Gracias encanto!Besotes

Añadir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies